Paolo Sarpi

Nació en Venecia en 1552 y muy joven ingresó en la orden de los siervos de María, de la que llegó a ser procurador general. En 1606 fue nombrado asesor legal y teológico de la República de Venecia, cargo que ocupó hasta su muerte en 1623 y en el que desarrolló el grueso de su actividad intelectual y política. Fue autor de estudios históricos caracterizados por una infrecuente profundidad de análisis y una perspectiva historiográfica innovadora. El más famoso de ellos, la Historia del Concilio de Trento (1619), es sin duda uno de los libros de historia más importantes del siglo XVII; Pierre Bayle, Galileo Galilei, David Hume, John Milton y Charles Perrault, entre otros, lo consideraban uno de los mejores historiadores del siglo.