La pícara Chimbela/ Susana y Mario

,

Wimpi se inició en 1935 en la radio de su país, Uruguay, en emisoras como Artigas o El Espectador, pero brilló en CX16, la memorable radio Carve. En 1946 debutó en la radio porteña de la época de oro y aquí se quedó y encontró su lugar haciendo humor porfundo de tan serio; filosófico de tan filoso; preocupado de tan delirante. De uno de sus ciclos, el de Chimbela, personificado por la actriz Elena Lucena (con Raúl Astor como partenaire en diálogos inolvidables) se presentan en este libro varios programas completos. Chimbela era una doméstica, con un universo limitado pero con un corazón en donde relampagueaban los rayos de la bondad y de la picardía. Ella era capaz de confundir las palabras, de acentuar para el diablo o de tragarse las eses pero era sabia en muchos otros tópicos humanos, como ayudar a sus amigos, alternativamente más fuertes o más débiles que ella, a proteger tanto su condición social como su identidad. Wimpi muere en 1956, escribiendo y trabajando en radio, en un momento de pleno éxito. Dejó una obra formidable para la posteridad y, entre otras muchas, una frase que cada día que pasa tiene más sentido y justificación en el mundo en que vivimos: "El humor es la única manera decente de hablar en serio". Carlos Ulanovsky // Susana y Mariano de Hugo Sofovich. Elegido para integrar la colección Los Clásicos Argentores con la edición de sus sketches para el programa de Susana Giménez, es posible redescubrir el ingenio con que Hugo Sofovich resolvía una situación en apenas cinco páginas. La herramienta en esta serie tan exitosa que cubrió varios años de Hola Susana fue contraponer al glamour y el poderío económico que siempre envuelven a la estrella dentro de una burbuja de champagne, el personaje de una villera. Ya este contraste regocijaba a los televidentes. Susana Spadafucile y su eterno marido el vago Mariano Garipetti habitaban un típico cuadro de revista, de humor picante y pesado, con los siempre eficaces equívocos verbales que sirven para bordear el vocablo soez o la alusión procaz. La estructura de estas obritas teatrales comprimidas además de tener claras reminiscencias de pasarela delataban un origen más remoto: el célebre sainete argentino. Junto a Susana y a Disi participó una larga lista de celebridades políticas, culturales y artísticas que se prestaban al juego con muchas ganas. Y también con la tranquilidad de poder aceptar la invitación porque ante el teclado había estado Hugo Sofovich. Un autor que partió prematuramente y al cual nuestra pobre televisión de aire, inmersa en las vulgaridades que él sabía gambetear con tanta habilidad y astucia, le debe buena parte de sus logros de ayer. Rómulo Berruti

Colección
Clásicos Argentores
Materia
Arte
Idioma
  • Castellano
EAN
9789507866388
ISBN
978-950-786-638-8
Edición
1
Fecha publicación
01-12-2007
Edición en papel
213,00 $ Añadir al carrito

Sobre Hugo Sofovich

  • Hugo Sofovich
    Hugo Sofovich. Hijo del periodista Manuel Sofovich y hermano menor del productor y guionista Gerardo Sofovich. En 1955 colaboraba junto a su hermano Gerardo en la revista La verdad en cine. En 1963 debutó como guionista, junto a su hermano, elaborando los guiones para Balamicina,... Ver más sobre el autor

Sobre Wimpi

  • Wimpi
    Wimpi, seudónimo de Arthur García Núñez, periodista y narrador uruguayo, nacido en 1906 en Montevideo y fallecido en Buenos Aires en 1956. Trabajó en los diarios El Plata y El Imparcial y en la revista humorística Peloduro. La masiva difusión se la dio la radio donde decía sus in... Ver más sobre el autor